lunes, diciembre 29, 2008

Post lleno de mucosa en mi cerebro

Soy una firme creyente de que hay que pellizcarse las espinillas. Son bolitas de cosas malas, malos pensamientos, enfermedades incubadas, celulitas indeseables que no encuentran la salida. Bendito sea mi tata buda que me dio el cutis de mi jefa medio tarahumara y me salieron unas poquitas, porque no quiero pensar en lo que hubiera sido de mi jeta.

Una ves me salio una bien cerquita del tecer ojo (en la frente mal pensados) era una piedra, dolia la desgraciada, tuvimos una platica seria, le dije que reuniera sus tiliches, hasta eso, que no son tan malas, crecio al dia siguiente y plug, reboto en el espejo. Ojala hubiera tenido una camara digital a la mano, juro que tenia la forma de un elefante, vaya usted a saber de que enfermedad me salve.

Ahorita traigo una regularzona y estoy resfriada, para mi que es un mocote perdido.

martes, diciembre 23, 2008

Rafágas.

Pues no he andado muy inspirada que digamos (noooo, neta?) así que por no dejar este blog tan olvidado escribo post tipo comercial.

************************

O sea, como les explico el clima que hemos tenido estos días. El año antepasado hizo mucho frío pero no nevó mucho. El pasado nevó un montón aunque no fue muy frío (record de los últimos 50 años) pero éste…. éste… no mamar…. pinche frío culero, lo siento yo es muy muy raro que tenga frio pero cuando lo tengo me da por decir peladencias, también cuando se me atraviesa un chino. Y encima de eso ha nevado como si no hubiera mañana –ups! quizá no haya mañana-. Yo sigo esperando la promesa de Al Gore que convertiría a Canadá en playa tropical y lo haría así el país perfecto para vivir. ¡¿Y mi calentamiento global?!

*****************************

No voy a pasar navidad en Chihuas. No tenía muchos ánimos ni días de vacaciones. Este año me los gasté en Gdl, Chiapas, Oaxaca, esquiando en Banff, caminando en Vancouver y en las exóticas playas de Hawaii (cant’t complain). Pudiera trabajar desde alla pero ya lo hice en Octubre que fui y la verdad no hice ninguna de las dos cosas bien. Regresé exhausta, con un montón dependientes y ni siquiera estuve bien con mi familia, menos con los compas. Si ven a mi madre denle un abrazo y díganle que la quero harto. Un abrazo y mi apoyo moral para mis coterráneos en estos tiempos agitados.

******************************

He estado estudiando mucho, la cabeza me zumba. La teoría del Caos me llevo a teoría fractal, de ahí al Kabaalah, de ahí a otras y todo es lo mismo. Oigo a Beethoven y digo ¡fractal fractal!; veo arboles hechos de arbolitos, personas hechas de diocesitos, momentos apocalpiticos hechos de pequeñas desgracias, iluminaciones de saber lo sencillo, aunque es mas difícil conocer lo sencillo que lo complejo. Es mas difícil conocer el momento presente (el único que existe) que leer el futuro o viajar a vidas pasadas. Necesito leer menos y meditar mas, o mejor aun irme de vacaciones : )

*************************************

Teoría de la Relatividad. Nunca he sido muy drama queen (en comparación con el resto de las mujeres y hombres mexicanos). De hecho en algunas ocasiones me han llamado fría y calculadora (ven hasta para eso echamos drama) aunque nunca supe si era un halago o un insulto. Prefería referirme a mi misma como inexpresiva porque de que siento, siento. Pero en estas tierras señores, soy una drama queen, especialmente este año que me ha pasado de todo. Mis vecinos llegaron a llamar a mi depa, the soap opera set. Todo todo es relativo. Yo por lo pronto seguiré el consejo de Yani; que por ser Argentina la nota referencial le vale doble puntos. “Embrace la Veronica Castro que todas llevan dentro”

******************

Felices Fiestas a todos, pasenla chido, si toman no manejen y acuerdense siempre de los jodidos. Suelten moneditas aunque sea; o hagan una buena obra, asi a escondiditas y sin mucho aspaviento.

sábado, diciembre 06, 2008

Some of these days honey...

Leía yo libro existencialista y para mi sorpresa que me encuentro con la explicación más maravillosa de por qué el jazz es… ps el jazz. Y es que oiga, no tengo nada en contra del existencialismo, al contrario, es la primera gran verdad noble del budismo: Life sucks. Bueno bueno no tan asi (aquí una explicación maso; otra mejor pero en inglish). Pero como yo soy muuy burra pues no he pasado al resto de las verdades entonces técnicamente soy budista cinta blanca (percudida cual vil tirante de brassier favorito) o existencialista que para el caso es lo mesmo.

Leía y leía y más sonreía. La música para mí es un placebito de mi propia náusea. Abajito lo que decía el libro y pos la rola de la que habla, no es la versión del libro. Me hubiera encantado escuchar esa versión que ya era vieja en 1938. La que pongo aquí se grabó después, pero fue la única que tenía en mi colección (traté de hacer el favor completo):



“En seguida vendrá el estribillo: es lo que más me gusta, sobre todo la manera abrupta de arrojarse hacia delante, como un acantilado contra el mar. Por el momento, toca el jazz; no hay melodía, sólo notas, una miriada de breves sacudidas. No conocen reposo; un orden inflexible las genera y destruye, sin dejarles nunca tiempo para recobrarse, para existir por sí. Corren, se apiñan, me dan al pasar un golpe seco y se aniquilan. Me gustaría retenerlas, pero sé que si llegara a detener una, sólo quedaría entre mis dedos un sonido canallesco y languideciente. Tengo que aceptar su muerte; hasta debo querer está muerto; conozco pocas impresiones más ásperas o más fuertes.

…Unos segundos más y cantará la negra. Parece inevitable, tan fuerte es la necesidad de esta música; nada puede interrumpirla, nada que venga del tiempo donde está varado el mundo; cesará sola, por orden. Esta hermosa voz me gusta sobre todo, no por su amplitud ni su tristeza, sino porque es el acontecimiento que tantas notas han preparado desde lejos, muriendo para que ella nazca.

El último acorde se ha aniquilado. En el breve silencio que sigue, siento fuertemente que ya está, que algo ha sucedido.
Silencio.

Some of these days
You’ll miss me honey

Lo que acaba de suceder es que la Náusea ha desaparecido. Cuando la voz se elevó en el silencio, sentí que mi cuerpo se endurecía; la Náusea se desvaneció. De golpe; era casi penoso ponerse así de duro, de rutilante. Al mismo tiempo la duración de la música se dilataba, se hinchaba como una bomba. Llenaba la sala con su transparencia metálica, aplastando contra las paredes nuestro tiempo miserable.”

Si alguna vez andan por Toronto, les mega recomiendo este lugar The Reservoir Lounge. Antro chidísimo que te transporta en el tiempo y con un nivel de jazz en vivo chingón.